Son preciosas, ¡transmiten una sensación de tranquilidad a la hora de sacar una foto …! Además, te dan ganas de acariciarlas porque tienen pinta de ser suaves.